La canadiense Couche-Tard ofrece más de 16.000 millones por la compra de Carrefour

Las acciones de la firma francesa de supermercados han repuntado más de un 13% en Bolsa

Imagen de un supermercado Carrefour en Nantes, Francia.
Imagen de un supermercado Carrefour en Nantes, Francia.AFP

El gigante canadiense de las tiendas de alimentación Couche-Tard se lanza a por una presa importante al otro lado del Atlántico. La empresa ha informado en un comunicado de que mantiene conversaciones “amistosas” para comprar Carrefour. Y sus intenciones ya tienen precio: sobre la mesa hay una oferta “no vinculante” de 20 euros por acción, unos 16.200 millones de euros. La cantidad supone una prima del 29% respecto al precio de cierre del martes. La firma francesa de supermercados también ha confirmado los contactos, de los que emergería un grupo valorado en más de 40.000 millones de euros, aunque puntualiza que la negociación se encuentra todavía “en una fase muy preliminar”.

La prudencia sobre el futuro éxito de la operación también era palpable en el texto remitido por su potencial comprador. “No hay ninguna certeza en este momento de que los intercambios exploratorios culminen en acuerdo”, advierte la compañía con sede en Quebec. Las cautelas no han contenido la potente reacción de los inversores a la noticia: las acciones de Carrefour se dispararon un 13,42% en la Bolsa de París y cerraron la sesión en 17,54 euros.

Pese a ser bastante desconocida en buena parte de Europa, Couche-Tard está lejos de ser un peón irrelevante del sector. Cuenta con 14.200 tiendas de alimentación en todo el mundo, en las que entre otras cosas ofrecer bebidas, golosinas o lotería. 9.261 de ellas se encuentran en Estados Unidos y Canadá, donde emplea a la friolera de 109.000 personas. En Europa tiene 2.722 tiendas con 22.000 trabajadores, con presencia en Irlanda, Rusia, Polonia, y los países bálticos y escandinavos. Además, opera otros 2.220 negocios repartidos por el resto del mundo, desde Arabia Saudí, a Nueva Zelanda, Mongolia, México o Macao. Su valor en Bolsa supera los 29.000 millones de euros, el doble que Carrefour, que supera los 14.000 millones.

Creada en 1980 a partir de una tienda en Laval, en la región de Quebec, la Canadá francófona, la compañía ofrece en la mayoría de sus tiendas servicio de repostaje de combustible para vehículos, y está embarcada en un proceso de expansión global. En noviembre adquirió 340 tiendas en Hong Kong y 33 en Macao para crecer en Asia. Ahora, al poner a Carrefour en la mirilla, estudia multiplicar su presencia en Europa y Latinoamérica, donde la multinacional francesa está bien asentada. En total, Carrefour cuenta con 12.300 tiendas en más de 30 países, que le generaron ingresos por 80.700 millones de euros en 2019. Tiene 320.000 empleados, y cada día se realizan 11 millones de compras en sus establecimientos.

El Gobierno francés, en contra

El pacto enfrenta resistencias más allá de las propiamente empresariales. El ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, ya ha expuesto su oposición a que un icono como Carrefour deje de ser francesa. “A primera vista, no estoy a favor de esta operación. La soberanía alimentaria francesa es un tema clave “, dijo Le Maire en una entrevista en el canal France 5 citada por Reuters, en la que también ha mostrado su preocupación por una eventual pérdida de empleos en caso de que se integrara en la compañía canadiense.

La posible operación llega en un momento dulce para ambas firmas. Couche-Tard ganó 757 millones de dólares en el último trimestre (unos 621 millones de euros), aunque sus ingresos retrocedieron: facturó 10.660 millones de dólares, algo por debajo de los 13.680 millones del mismo trimestre el año pasado. A Carrefour le fue aún mejor. En plena pandemia, sus ventas alcanzaron en el tercer trimestre los 19.700 millones de euros, un alza del 8%. La cifra de negocio en América Latina fue de 3.600 millones de euros, y en España de 2.581 millones.

Más información

Lo más visto en...

Top 50