INCENDIOS FORESTALES

Los incendios arrasan las dos joyas medioambientales de la provincia de Ourense

Los grupos ecologistas representados en el Consello Forestal de Galicia creen que será necesario casi medio siglo para recuperar el Parque Natural del Xurés y el Macizo Central

Un vecino recorre la zona arrasada por el fuego en la aldea ourensana de Carzoa.
Un vecino recorre la zona arrasada por el fuego en la aldea ourensana de Carzoa.Óscar corral

Dos de las joyas medioambientales de la provincia de Ourense, el Parque Natural del Xurés —declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco― y el Macizo Central ourensano ―lugar de Interés Comunitario (LIC) y Red Natura 2000― arden por cuarto día. En realidad, arden sobre lo ya ardido, verano tras verano, desde hace medio siglo. Grupos ecologistas y agentes forestales aseguran que los fuegos de estos días han arrasado lo que quedaba de estos dos tesoros ecológicos gallegos.

Las imágenes impactan: kilómetros de un lecho negro roto por súbitas bolas de fuego que emerge dispuestas a cobrarse algo más. “Si no llueve este martes, seguirán activos hasta la noche del miércoles”, afirma Xosé Santos, trabajador forestal y representante de los grupos ambientalistas en el Consello Forestal de Galicia. “Serán necesarios entre 30 y 50 años para recuperarlos”, se lamenta. Y añade un dato: “Pese a todas sus calificaciones, el Parque Natural del Xurés carece de plan de gestión; así es imposible preservar nada”.

Tanto en esta reserva como en la del Macizo Central las llamas ha devorado desde el sábado más de 2.000 hectáreas. Sumados el resto de focos, los incendios dejan hasta el momento una herida de más de 10.000 hectáreas calcinadas en cuatro días en la provincia de Ourense. Los agentes forestales están asombrados de que no haya aparecido por estas zonas ni el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ni la conselleira de Medio Ambiente, Ángeles Vázquez, “que algo debería tener que decir sobre esta catástrofe”, protesta Santos. Sí ha acudido a la zona del Macizo Central el conselleiro de Medio Rural, José González.

Tanto él como Feijóo (desde Noia-A Coruña, en donde inauguraba la campaña marisquera) insistieron en el argumento de la intencionalidad. El conselleiro aseguró que ya sabían, considerando el anuncio de las lluvias y de las altas temperaturas, que se iban a producir.

A la vista de esas declaraciones, los agentes forestales se preguntan por qué no los alertaron para que extremaran la vigilancia

y por qué no desplazaron a los entornos más sensibles a las fuerzas de seguridad que dependen de la Xunta o de los Ayuntamientos. Galicia es, afirma Santos, el territorio de Europa que más dinero destina a la extinción de los incendios forestales “debido precisamente a esa falta de planificación, además de a las privatizaciones de servicios”.

Este mismo lunes, cuando los montes ourensano se consumían bajo las llamas, la Xunta aprobaba 400 ayudas para trabajos de prevención de limpieza de caminos y de infraestructuras forestales que solicitan anualmente las comunidades de montes. Trabajos básicos para evitar que los fuegos se expandan como la pólvora.

La Xunta ha asegurado a este diario que las ayudas son hasta 2021 con lo que “se pueden acometer las labores de limpieza para el próximo año”. De momento, este martes, a la espera de una lluvia que se demora, quedaban sin control los incendios de Lobios (en el Xurés) y de los de Vilariño de Conso, Chandrexa de Queixa, Manzaneda, Montederramo y Laza (Macizo Central) además de los otros en A Mezquita, Cualedro, Rairiz de Veiga y Vilardevós. Cuatro de ellos (Lobios, Vilariño de Conso, Cualedro y Chandrexa de Queixa) tienen categoría de Grandes Incendios Forestales: más de 500 hectáreas asoladas.

Más información

Lo más visto en...

Top 50