Barcelona amplía el dentista gratuito para personas sin recursos

El Consistorio reabre una clínica solidaria en Torre Baró tras las peticiones vecinales

Un paciente en el dentista para familias con pocos recursos.
Un paciente en el dentista para familias con pocos recursos.albert Garcia

El Ayuntamiento de Barcelona recuperará una clínica en el barrio Torre Baró del distrito de Nou Barris para ampliar el servicio de odontología gratuito dirigido a personas vulnerables. Este dispositivo, que estuvo abierto en 2018 y 2019 como una clínica solidaria, volverá a funcionar a petición de los vecinos del barrio. El Consistorio ya puso en marcha en 2018 un servicio gratuito de atención odontológica.

La nueva clínica estará ubicada en un edificio cedido en 2013 por el Ayuntamiento a la Universidad de Barcelona. Entre 2018 y 2019, la institución educativa usó las instalaciones como un centro odontológico solidario para atender a personas sin recursos. El plan del Ayuntamiento de Barcelona es recuperar este espacio e incorporarlo como parte de su dispositivo de atención bucodental gratuita a partir del último trimestre de este año.

La concejal de Salud, Envejecimiento y Cuidados, Gemma Tarafa, explica que el servicio odontológico para personas sin recursos, que funciona desde el otoño de 2018 en unas instalaciones de la calle Viladomat, ya ha atendido a más de 1.600 usuarios derivados de Servicios Sociales. Según las cifras que maneja el Consistorio, en este servicio gratuito ya se han hecho más de 3.200 obturaciones, 1.500 higienes bucodentales, se han puesto un millar de prótesis y se han realizado cerca de 300 endodoncias.

Un 18% de las personas atendidas proceden de Nou Barris, por lo que el nuevo centro, ubicado en el número 34 de la plaza Eucaliptus, en el corazón de Torre Baró, dará un servicio de más proximidad, asegura el Consistorio. “Hemos podido evidenciar que la salud bucodental tiene que dejar de ser una salud de segunda”, apunta la regidora de Salud. Tarafa recuerda que más del 12% de los vecinos de la ciudad reconocen no ir al dentista por una limitación económica, algo que prevé que se agrave a causa del impacto económico que está produciendo la crisis sanitaria de la covid-19.

Otro de los planes que ha desencallado el Ayuntamiento para mejorar la salud bucodental de los barceloneses es el dentista municipal abierto a la ciudadanía, con precios hasta un 40% inferiores a los que fija el mercado. Después de que el pasado febrero el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña desestimase las medidas cautelares de suspensión del servicio que pedía el Colegio de Odontólogos de Cataluña, el Consistorio ya ha licitado el estudio técnico para estudiar la mejor ubicación para este servicio. Tarafa señala que después del verano, a principios del otoño, podrán anunciar dónde estará localizado el dentista municipal.

Más información