La crisis del coronavirus

El plan de Almeida contra el virus que Ayuso dejó en el cajón: 100 rastreadores y 16 centros de salud

Los sanitarios muestran su malestar en un momento en que los brotes hacen esa colaboración "más necesaria que nunca”

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el alcalde de la capital, José Luis Martínez Almeida, durante su intervención en la presentación en la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional, de la maqueta del proyecto final Madrid Nuevo Norte.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el alcalde de la capital, José Luis Martínez Almeida, durante su intervención en la presentación en la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional, de la maqueta del proyecto final Madrid Nuevo Norte.Chema Moya

El Ayuntamiento de Madrid ofreció a la Comunidad a finales de mayo un plan basado en su infraestructura sanitaria para cooperar en la lucha frente a la covid-19 con más de un centenar de rastreadores. Ese plan diseñado por el Consistorio para 16 centros municipales de Madrid Salud nunca se puso en práctica. El hecho de que esa colaboración entre las dos Administraciones no haya salido adelante ha generado malestar entre los sanitarios. Madrid Salud dispone de centros en casi todos los distritos de la capital con personal muy próximo a la población.

“No sé por qué no han aceptado. Nos ha sorprendido”, reconoce un técnico de Madrid Salud que prefiere no ser identificado y que sabe que los contactos entre el Ayuntamiento y la Comunidad para colaborar llegaron a estar avanzados. “Ha sido una decepción”, añade. Esa cooperación “sería ahora más necesaria que nunca”, comenta una epidemióloga que trabaja para la sanidad autonómica y que asegura estar desbordada de trabajo por los brotes de las últimas semanas. Madrid es la región más golpeada de España con 15.000 muertos y 82.000 contagiados desde que comenzó la pandemia.

El Gobierno de coalición de Partido Popular y Ciudadanos llegó a decir incluso que estaba ya en marcha. La propia responsable del área de Portavoz, Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento, Inmaculada Sanz, se refirió a él el 20 de mayo en la comisión del ramo: “En Latina lleva dos semanas ya funcionando ese programa y, como digo, hemos puesto a disposición de la Comunidad de Madrid más de 100 profesionales de nuestros centros municipales de salud para ayudar también en esta fase a hacer el rastreo, el seguimiento de casos y todo lo que se nos pueda requerir”. A la Comunidad le “hemos ofrecido los 16 centros municipales de salud”, añadió en otro momento de su comparecencia. En efecto, el centro municipal de salud comunitaria del distrito de Latina fue el elegido para poner en marcha ese proyecto piloto que finalmente no echó a andar, según han confirmado esta semana fuentes de la Alcaldía.

“Efectivamente, llevábamos más de dos semanas, quizá un mes o más trabajando en el proyecto de coordinación”, explica uno de los médicos de ese centro de Latina que participó en las reuniones del plan y que prefiere no desvelar su identidad. “No era algo lejano. Estábamos ya en lo concreto”. Llegaron a redactar documentos con los detalles: cómo se tenían que presentar en las llamadas y el motivo, el acceso al sistema de registro de datos de la Comunidad o cómo investigar con los contactos recibidos desde la Consejería de Sanidad. “Lo dábamos ya por hecho”. Quizás por eso, entiende, Inmaculada Sanz no pensaba que no fuera a salir adelante.

Sin querer entrar en polémicas con la Consejería de Sanidad, fuentes del Ayuntamiento que lidera el alcalde José Luis Martínez-Almeida, del PP, insisten en que las competencias se encuentran en manos del Gobierno regional. Añaden que es el Ejecutivo que preside Isabel Díaz Ayuso, también del PP, el que debe explicar por qué no llegó a funcionar esa experiencia. La Consejería de Sanidad, que ha contratado rastreadores privados y pidió voluntarios, no ha respondido a la pregunta de este diario de por qué ese plan no se puso en práctica. “El proyecto piloto no fructificó, se quedó sobre la mesa, de la misma forma que en otros asuntos la colaboración sí fructificó”, reconoce una fuente del Consistorio refiriéndose a los programas de vacunación o la cesión de 30 sanitarios a la Comunidad para fortalecer la atención primaria regional y las residencias de mayores.

“Es una pena. Una oportunidad perdida, porque estos centros son el sitio adecuado para hacer este trabajo”

“No entendíamos mucho qué pasó”, comenta el médico del centro de salud municipal de Latina. “Es una pena. Una oportunidad perdida, porque estos centros son el sitio adecuado para hacer este trabajo. Conocemos las asociaciones de vecinos, las parroquias... es todo más próximo y familiar” en un distrito como Latina con una población de 250.000 habitantes.

La idea era que los equipos de esos centros municipales llevaran a cabo rastreos y seguimientos tras recibir la notificación de los casos de coronavirus desde la Comunidad. No se trataba de una red creada ex profeso, pero sí se iba a aprovechar el potencial y los años de experiencia de esos sanitarios apegados a la vida de los barrios. La experiencia se desarrollaría primero en Latina, en el centro situado en el paseo de Extremadura, y después se extendería a los demás distritos. En este caso, cuentan fuentes del área de Seguridad y Emergencias, no se trataba de ceder personal a la Comunidad sino de cooperar desde estas instalaciones municipales de Madrid Salud con los equipos ya organizados de médicos, enfermeros o psicólogos de los que disponen.

“Esto no lo ha inventado la covid-19. Lo que hay que hacer es la vigilancia epidemiológica de toda la vida que ha hecho la sanidad pública. Meningitis, tuberculosis o el sarampión en una guardería”, detalla el técnico de Madrid Salud molesto por el hecho de que algo que ellos saben hacer bien lo vaya a llevar a cabo alguien de la empresa privada como Quirón, contratada esta semana por la Comunidad para efectuar rastreos. “Es un despropósito lo de la Quirón”, añade. “Hay que conocer qué es un contacto, valorarlo, saber la incubación de la enfermedad, valorar el riesgo de contagio… Es mejor que esto se haga con personas que están dentro de la estructura, y nuestros centros están muy en contacto con la realidad. Esa cercanía es muy buena para hacer los seguimientos”.

Críticas de la oposición

El grupo municipal de Más Madrid critica que se prefiera contratar a rastreadores en el mercado privado antes que aprovechar los recursos públicos ya disponibles como los que ha ofrecido el Consistorio. Lamentan que el Ayuntamiento no aproveche su potencial sanitario y critica que el proyecto piloto de Latina acabara en un cajón, según una nota de prensa. “Se paró y no se puso en marcha en otros centros. Es una pérdida de recursos. Se trata de gente formada y muy profesional, con mirada de prevención y promoción de la salud”, señala a este diario el concejal Javier Barbero. Entiende que se trata de una decisión partidista que tiene detrás “la lealtad de Almeida al Partido Popular” más que el beneficio de “la ciudadanía”.

El Ayuntamiento dispone de 17 centros municipales de salud comunitaria (CMSc). Uno está dedicado a jóvenes y los otros 16, los ofrecidos a Ayuso, se encuentran en todos los distritos menos en Barajas, Chamartín, Moncloa-Aravaca y Moratalaz. Salamanca y Retiro lo comparten. Queda el lamento del técnico de Madrid Salud, que no descarta que, ante una posible evolución más negativa todavía de la pandemia, haya que recuperar en el futuro la colaboración desechada entre el Ayuntamiento y la Comunidad. “Todo esto ha sido feo. Desvirtúa las habilidades de la salud pública. Estábamos muy ilusionados con ese trabajo, nos veíamos muy bien”.

Más información

Lo más visto en...

Top 50