Ideas

El confinamiento puso en valor los paseos. Caminar puede ser un acto político

Salir a andar ha inspirado a lo largo de la historia a pensadores y poetas. Podemos hacerlo por prescripción médica, contra la angustia, para filosofar o a favor de las vías respiratorias

El poeta francés Louis Aragon en su jardín.
El poeta francés Louis Aragon en su jardín.Michel SETBOUN/GETTY IMAGES / Gamma-Rapho via Getty Images

Tantos meses después, nos sentimos atrapados por el virus. Con el otoño a la vuelta de la esquina, seguimos soñando con viajar. Paseando entre mapas y listas, estaríamos dispuestos a ir incluso a lugares con nombres como Batman en Turquía, No Place (ningún lugar) en Gran Bretaña, Shit (mierda) en Irán o Idiotville (pueblo de los idiotas) en Estados Unidos. Pero la epidemia nos fuerza a andar más quietos, apenas a merodear cerca de casa. Así que una buena opción puede ser pasear por los parajes desconocidos de ...

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Más información

Lo más visto en...

Top 50