Al menos seis niños muertos a tiros en Estados Unidos durante las fiestas del 4 de julio

Solo en Chicago se produjeron 87 tiroteos durante el fin de semana de celebración

Un póster con fotografías de Natalie Wallace, de siete años, muerta a tiros en Chicago. En vídeo, la investigación policial de la muerte de la pequeña.ERIN HOOLEY / AP

Estados Unidos vivió un sangriento fin de semana de cuatro de julio, cuando se celebraba de costa a costa el día de la independencia. Entre las decenas de fallecidos por tiroteos en distintas ciudades, al menos seis eran menores de edad. Davon McNeal, afroamericano de 11 años, murió este sábado en Washington producto de una bala perdida que le llegó a la cabeza mientras corría hacia la casa de su tía para buscar un cargador de móvil. Secoriea Turner, afroamericana de ocho, también falleció esa noche. Su madre conducía un coche intentando esquivar unas barricadas en Atlanta cuando un disparo atravesó el cristal y la impactó. En Chicago, Natalia Wallace, negra, de siete, estaba jugando con otros niños fuera de la casa de su abuela cuando tres hombres dispararon más de 20 veces en esa cuadra. Una de las balas le llegó a la cabeza y la mató. La lista continúa con tragedias en San Francisco y Alabama.

El fin de semana de la fiesta nacional suele ser violento. Por eso Chicago tenía en sus calles a 1.500 oficiales de la policía extra para contener los sucesos. Sin embargo, no fue suficiente. Además de la pequeña Natalia Wallace, el afroamericano Vernado Jones Jr., de 14 años, también murió víctima de un tiroteo al sur de la ciudad. Cuatro hombres armados dispararon a un grupo congregado en Englewood. Cuatro personas murieron, y ocho resultaron heridas, dos de ellos de 11 y 15 años informó la policía. Diez menores de edad han muerto en esa ciudad producto de la violencia con armas desde el 20 de junio. "Como ciudad, debemos abrazar a nuestros jóvenes para que entiendan que hay un futuro para ellos que no está envuelto en la violencia armada", tuiteó este domingo la alcaldesa demócrata de Chicago, Lori Lightfoot.

En St. Louis un niño de 4 años se encuentra en estado crítico por un disparo en la cabeza, según la policía. No han revelado el sexo del menor ni las circunstancias en las que ocurrió, pero sí que no ha habido arrestos. Hasta ahora prácticamente no hay detenidos relacionados a los sucesos que acabaron con menores de edad muertos. Las autoridades de Atlanta ofrecen una recompensa de 10.000 dólares para quien tenga información sobre las al menos dos personas que abrieron fuego y mataron a Secoriea Turner. “No se puede culpar de esto a un oficial de policía”, dijo la alcaldesa Keisha Lance Bottom en relaciçon a las barricadas que había en el sitio en que se produjo en el tiroteo, como parte de las manifestaciones contra el abuso policial hacia los afroamericanos. El suceso ocurrió a las pocas cuadras del Wendy’s donde un policía blanco disparó y mató a Rayshard Brooks cuando este intentaba escapar.

La alcaldesa de la capital estadounidense Muriel Bowser ofrece una recompensa de 25.000 dólares a quienes entreguen información que conduzca al arresto de alguno de los cinco hombres que se bajaron de un coche y comenzaron a disparar cuando Davon McNeal corría a por el cargador. Washington registra un aumento del 17% en muertes por homicidio respecto a esta misma fecha el año pasado. Desde el jueves hasta el domingo 87 personas recibieron algún disparo y 17 fallecieron en Chicago. La violencia con armas también sacudió a Nueva York, donde se registraron al menos 34 tiroteos, con 51 víctimas, según las estadísticas del Departamento de Policía de Nueva York.

Más información

Lo más visto en...

Top 50