Columna
i

Del infierno

A su entrada, para siempre amenaza el lema allí escrito por el poeta florentino: Tú que entras, abandona toda esperanza. Esa advertencia tétrica podría aplicarse a algunas residencias de ancianos durante la pandemia

Una mujer en una residencia de ancianos en Madrid.
Una mujer en una residencia de ancianos en Madrid.Jes˙s HellÌn; Jesús Hellín / Europa Press

Como sucede siempre, tuvo que ser la ficción quien consolidara la creación de una idea y la imprimiera en el subconsciente colectivo. Fue el caso del infierno, que hubo de esperar a la maestría de Dante para acabar de fundarse del todo. A su entrada, para siempre amenaza el lema allí escrito por el poeta florentino: Lasciate ogne speranza, voi ch’intrate. Tú que entras, abandona toda esperanza. Por desgracia, esa advertencia tétrica podría aplicarse a algunas residencias de ancianos durante la pandemia. Ese sector ha sufrido un tremendo daño a su reputación, lo cual es injusto para la l...

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Lo más visto en...

Top 50