Columna
i

Soy testigo de un genocidio

Bolsonaro utiliza la covid-19 para hacer una "limpieza étnica"

Una mujer indígena durante el funeral del cacique Messías Kokama, víctima de la covid-19, en el Parque de las Tribos, en la ciudad de Manaos, Amazonas (Brasil).
Una mujer indígena durante el funeral del cacique Messías Kokama, víctima de la covid-19, en el Parque de las Tribos, en la ciudad de Manaos, Amazonas (Brasil).Raphael Alves / EFE

Qué impide que el testigo de un genocidio se convierta en cómplice? Esta pregunta atraviesa las horas de mi día. Entra en mis sueños. Y las respuestas que alcanzo son trágicamente insuficientes. Soy brasileña y testigo del inicio del genocidio de los pueblos indígenas. El coronavirus está contagiando a niños, adultos y viejos a una velocidad alucinante. Sin embargo, el virus no es el responsable. Los responsables son Jair Bolsonaro, los generales de su entorno y todos los que apoyan el Gobierno que ha convertido Brasil (junto con los Estados Unidos de Donald Trump) en el epicentro de la pandem...

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Lo más visto en...

Top 50