Columna
i

La venganza de Raphael de la Ghetto

El fallo del Espasa de poesía ha sido tan rocambolesco que, a cambio del premio, la editorial ha pedido a Cabaliere una prueba de vida

En un episodio de El Príncipe de Bel-Air, Will Smith aparece en un club de poesía para ligarse a una chica y, por sorpresa, lo invitan a recitar. Will supera el aturdimiento echando mano de Raphael de la Ghetto, un nombre improvisado sobre la marcha: no existe ningún poeta llamado así, aunque el relamido profesor del club de poesía diga “oh, sí, me suena, es un poeta de la escena urbana”. Apremiado para que recite un poema de De la Ghetto, Will mira el reloj y empieza: “Tick, tack, clock / el reloj ticktea por ti. / Porque el amor que dices dar / trae muchas horas de retraso”. Luego, cu...

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Lo más visto en...

Top 50