Especial Publicidad

¿Cuál es la diferencia entre higienizar y desinfectar?

La higiene se ha convertido en un elemento esencial para prevenir contagios. Organizaciones e instituciones públicas han recomendado el uso de productos capaces de matar a los gérmenes y no solo retirarlos de las superficies

Los pomos de las puertas son una de las zonas del hogar cuya desinfección ha sido recomendada por las autoridades.
Los pomos de las puertas son una de las zonas del hogar cuya desinfección ha sido recomendada por las autoridades.Sanytol

La extinción del estado de alarma no ha marcado el final de la lucha contra el coronavirus. Mientras el uso de mascarillas y el distanciamiento social siguen presentes cuando salimos a la calle, autoridades y expertos señalan la limpieza en el hogar como un elemento central para prevenir una fuente secundaria de contagios: el contacto con superficies contaminadas con el virus. ¿Cuáles son los hábitos que nos van a permitir frenar un nuevo repunte de casos de covid-19?

El Ministerio de Sanidad y otros organismos como el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) han recomendado a los ciudadanos emprender la limpieza del hogar a partir de dos procesos distintos: la higienización y la desinfección. Aprendamos a diferenciarlos:

• Higienizar hace referencia a la eliminación de suciedad e impurezas de las superficies. Este proceso, aunque disminuye la cantidad de gérmenes, no los elimina totalmente, según el centro de control de enfermedades (CDC) de EE UU.

• Desinfectar implica el uso de productos químicos para matar los gérmenes en las superficies. “Este proceso disminuye aún más el riesgo de propagar la infección”, según la misma fuente.

Cada proceso requiere de un producto distinto. Para higienizar solo es necesario usar agua y jabón o en su defecto un limpiador común, mientras que para desinfectar es necesario el uso de un producto químico, regulado por el Ministerio de Sanidad, que es quién evalúa su seguridad y eficacia en las condiciones en las que el consumidor lo utilizará.

Cuando Sanidad autoriza la puesta en el mercado de un desinfectante emite un número de registro que se debe incluir en el envase. Si un producto pone “higienizante” o similar y no consta el número de registro en el envase, no están aseguradas sus propiedades desinfectantes y por tanto no cuenta con el aval del Ministerio de Sanidad.

Las bases de datos de los productos desinfectantes registrados son públicas. El ministerio ha publicado recientemente un listado de los productos virucidas autorizados y registrados en España, que se puede consultar aquí, especialmente recomendados para desinfectar superficies en el momento de pandemia actual. Entre la gran variedad de productos recogidos en la lista hay marcas como Sanytol, que limpia y desinfecta sin lejía.

Procesos complementarios

Aun así, los dos conceptos, limpiar o higienizar y desinfectar, son complementarios y necesarios para llevar a cabo una limpieza que siga los estándares marcados por las autoridades. Al guiar a los ciudadanos para mantener una vivienda libre de coronavirus, el Ministerio de Sanidad aconseja que en el aseo de cualquier zona de la casa o superficie primero se limpie con agua y jabón o detergente y luego se proceda a la desinfección.

Las autoridades hacen hincapié que en estos momentos es necesario realizar una limpieza y desinfección más profunda y frecuente del baño y la cocina, además de las superficies que se tocan más a menudo (pomos y manecillas, barandillas, interruptores, mandos a distancia, mesas, sillas y otros muebles, grifos, utensilios de cocina, entre otros).

Por su parte, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) incide en la necesidad de incorporar la desinfección a nuestros hábitos. “Por lo general, los productos de limpieza arrastran la mayor parte de los gérmenes. Sin embargo, en situaciones especiales, como la actual, conviene, además, desinfectar aquellas zonas expuestas a un mayor contacto, especialmente si hay algún miembro de la familia con síntomas de contagio por coronavirus”, explica en una nota informativa.

Consejos para una correcta desinfección

Para realizar una correcta desinfección, la OCU recomendaba el uso de lejía, uno de los principales desinfectantes, pero prevenía de su uso. “La lejía es un potente desinfectante pero no conviene abusar de ella: el cloro de la lejía reacciona con la materia orgánica y forma compuestos organoclorados que son perjudiciales para el medio ambiente”, explica la organización.

Como alternativa a este producto, el Ministerio de Sanidad recomienda, en el contexto actual de la pandemia, desinfectantes viricidas autorizados y registrados en España que han demostrado eficacia frente a virus y que están recogidos en la lista oficial mencionada con anterioridad.

De cara a una correcta y segura desinfección, el Ministerio de Sanidad indica la necesidad de usar guantes y ropa solo destinados a las tareas de limpieza, emplear diferentes paños y limpiarse las manos inmediatamente después de quitarse los guantes.