Columna
i

‘El ministerio del tiempo’ arregla su propia grieta espaciotemporal

Si la serie se hiciese en EE UU no habría vivido con esa amenaza perpetua de cierre, inexplicable desde la atalaya de su éxito

En una tele tan ayuna de momentos históricos, con una oferta exageradísima e inabarcable que devalúa los acontecimientos, hoy vamos a vivir un estreno que bien merecería desenrollar una alfombra roja por el pasillo y entrar al salón con smoking y traje de noche. Incluso TVE se va a parecer a aquella TVE de los ochenta que paralizaba el país con La forja de un rebelde, Fortunata y Jacinta o Ramón y Cajal....

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Más información

Lo más visto en...

Top 50