Columna
i

Los hijos no deberían hacer documentales sobre sus padres

Es imperdonable que una biografía como la de Natalie Wood haya quedado reducida a un álbum de fotos familiar

Ser hijo de una estrella de Hollywood es una de esas desgracias que no se superan jamás y que unos soportan con más dignidad que otros. A juzgar por el comentadísimo y muy cebado documental sobre Natalie Wood, sus hijas lo han llevado mal, tirando a fatal. Especialmente Natasha, la responsable de este espanto fílmico que debería servir como argumento para que los jueces prohíban a los hijos hacer documentales sobre sus padres. A no ser que los hagan desde el rencor y el ajuste de cuentas. Entonces, sí....

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Más información

Lo más visto en...

Top 50