Series

El final de ‘Las chicas del cable’, el final de un ciclo para sus creadoras

La primera serie española de Netflix, que termina este viernes, situó a su productora como referente en el mercado internacional

Gema R. Neira y Teresa Fernández Valdés, en la sede de Bambú Producciones.
Gema R. Neira y Teresa Fernández Valdés, en la sede de Bambú Producciones.KIKE PARA

Bambú Producciones nació en 2007 y su primera serie fue un gran fracaso. Guante blanco solo aguantó tres episodios en La 1 en octubre de 2008, los cinco restantes se vieron solo en la web de RTVE. Nueve años después, en 2016, era la primera productora española en trabajar con Netflix. Las chicas del cable se estrenó en 2017 y confirmó el éxito de la empresa fundada por Teresa Fernández Valdés y Ramón Campos en su viaje silencioso desde Galicia hacia la conquista del mundo. La excelente acogida internacional en la plataforma de dos de sus creaciones anteriores, Gran Hotel y Velvet, les había puesto en el foco. Habían encontrado un nicho que les daba buenos resultados: el melodrama con tintes históricos, altas dosis románticas y dirigido a un público mayoritariamente femenino.

Ahora tienen producciones en marcha para Netflix y Amazon Prime Video y proyectos en desarrollo con otras plataformas como Apple TV+. Han producido largometrajes (A pesar de todo para Netflix, Malasaña 32 y El verano que vivimos —sin estrenar— para salas) y series documentales (El caso Alcàsser o El caso Asunta). Una de sus series, Gran Hotel, se ha adaptado para el horario de máxima audiencia estadounidense. Ha recibido aplausos de la crítica y premios con Fariña y En el corredor de la muerte. Es la productora que todo el mundo quiere tener en sus filas.

Este viernes termina la serie que supuso el despegue definitivo de Bambú. Las chicas del cable se despide cerrando su quinta temporada (un número considerable para la media de las series de Netflix). “Durante mucho tiempo, nos valió de carta de presentación. Yo iba a los mercados internacionales o participaba en mesas redondas y decían ‘Bambú Producciones, la primera productora en trabajar para Netflix en España’. Impresionaba fuera, no solo a mí”, recuerda la cofundadora, Teresa Fernández Valdés, que en 2016 fue destacada por The Hollywood Reporter como una de las 20 mujeres más poderosas de la televisión mundial y que en 2018 fue la primera española premiada con una medalla de honor en el principal mercado de televisión, el MipTV de Cannes.

En diciembre de 2019, dieron carpetazo definitivo al universo de Velvet con el final de su continuación, Velvet Colección. Ahora es Las chicas del cable la que termina, dos títulos que, aunque no hayan enamorado de forma unánime a la crítica, sí conquistaron a la audiencia de todo el mundo y que han abierto a Bambú las puertas del éxito internacional. ¿Es el fin de una era para ellos? “Yo creo que está terminando una era en Bambú permanentemente”, dice Gema R. Neira, directora de contenidos de la productora y cocreadora, junto a Fernández Valdés y Ramón Campos, de Las chicas del cable. “Esta industria cambia tanto que estás todo el rato adaptándote. Nosotros somos siempre de mirar hacia delante, enfocarnos más en lo que viene que en lo que fue. Asumimos que es una profesión en la que hay más fracasos que éxitos. Nacimos de un fracaso, sabemos que se aprende mucho de ellos. Que se terminen ciclos no lo vemos como algo malo, sino como una oportunidad de evolucionar”, añade.

Una imagen de la última temporada de 'Las chicas del cable'. Vídeo: Tráiler de los últimos capítulos.

Desde el estreno de Las chicas del cable, la presencia de Netflix en España se ha consolidado año tras año con nuevos proyectos e incluso con un centro de producción en Madrid. Bambú ha crecido de forma paralela. “Pero nosotros tenemos una cosa: empezamos trabajando juntos un grupo muy pequeño y nos ha gustado siempre sentir que la productora es como nuestra casa, con un ambiente muy familiar y muy cercano”, dice Gema R. Neira. “Hemos intentado mantener ese espíritu aunque la productora creciese y hubiese más series. Lo bonito de crecer es que no solo tienes oportunidades tú, también todo tu equipo. Hemos visto cómo gente que empezaba de becario ahora son jefes de equipo”, resume.

El trabajo de Bambú con Netflix les ha ayudado a adoptar una mirada más internacional en sus propuestas (“hablando de la Guerra Civil en Las chicas del cable, los guionistas entraban en detalles de nombres y de política y nosotros les decíamos que tenía que olvidarse, que eso tenía que entenderlo un señor de Wisconsin”, dice Fernández Valdés) y huir de discursos retrógrados a pesar de que la historia estuviera situada en el pasado. “Antes estábamos muy ceñidos a las expectativas del público español”, añade la productora y guionista. También han ganado experiencia en su trato con las diferentes plataformas de pago. “Cada una tiene su manera. En el contenido, cada una identifica lo que está buscando. Uno quiere apostar más por nombres importantes en su casting, otros quieren historias mixtas culturalmente, Netflix tiene vocación de conquistar España y que desde España viaje el contenido, otras no se plantean el lanzamiento global a pesar de que la empresa sí sea global… Cada una tiene su estrategia y sus objetivos”, cuenta Fernández Valdés.

Pero sí encuentra algo común a todas las plataformas internacionales: una forma de hacer y pensar diferente de la española. “Antes, si vendías un concepto potente y tenía atractivo suficiente, ya trabajabas hacia delante: cómo seguir entreteniendo, qué giros puede tener… El americano va siempre hacia atrás, te pregunta qué quieres contar, qué le ha pasado al personaje antes… Le quiere dar un discurso, un calado. Ese aprendizaje con Netflix de estos años nos vale para las nuevas plataformas. Nos ha dado mucho callo”, remata la productora.

Más información

Lo más visto en...

Top 50